El invierno está a la vuelta de la esquina y los cambios de temperatura pueden afectar a tu cuerpo y, en especial, a tu salud bucodental. Desde nuestras clínicas dentales en Jaén queremos darte algunos consejos para proteger tu sonrisa del frío y mantener una boca sana en esta estación. ¡Toma nota!

Mantente hidratado

Aunque en invierno no sea tan evidente la sensación de sequedad oral como en verano, es fundamental mantenerse hidratado igualmente. Tener la boca seca aumenta el riesgo de desarrollar caries y padecer halitosis, por lo que debes beber al menos 2 litros de agua al día para evitarlo.

Evita bebidas muy calientes

Al igual que ocurre con las bebidas frías en verano, en invierno es común el consumo de bebidas calientes, pero es importante controlar la temperatura para evitar sensibilidad dental y quemaduras.

Protege tus labios

Con el frío, los labios tienden a resecarse y a deshidratarse, por lo que debes utilizar bálsamos que te aporten hidratación para cuidar de ellos y evitar heridas y grietas.

Controla el bruxismo

Las bajas temperaturas pueden causar cierta contracción muscular que, sumado a una situación de estrés, puede provocar bruxismo, que es el hábito involuntario de rechinar los dientes. Si es tu caso, te aconsejamos venir a visitarnos para evaluar el estado de tu boca y tomar las medidas pertinentes como el uso de una férula de descarga. De este modo, se podrá evitar el desgaste dental y la disfunción de la articulación temporomandibular asociado al bruxismo.

Recuerda que en tu salud bucodental intervienen muchos factores y que es imprescindible acudir regularmente al dentista, al menos una vez al año, para mantener sana tu sonrisa. Si quieres dejar su cuidado en las mejores manos, pide cita en nuestras clínicas dentales en Jaén y nos encargaremos de ayudarte. ¡Te esperamos!