La ortodoncia es uno de los tratamientos odontológicos más comunes, pues permite corregir la alineación dental y conseguir una sonrisa estética y saludable. Este tratamiento implica varias fases, cada una con unos objetivos y acciones específicas. Desde MEDICODENTAL SM te contamos cuáles son y para qué sirve cada una.

1. Evaluación y diagnóstico

El tratamiento se inicia con una evaluación exhaustiva de la cavidad oral para determinar la necesidad de la ortodoncia. En ella, el ortodoncista realiza un análisis completo del estado bucodental del paciente examinando la mordida, la estructura ósea y la disposición dental utilizando herramientas como el escáner intraoral.

2. Planificación

Con toda la información recopilada, el ortodoncista analiza el caso y desarrolla un plan de tratamiento personalizado que detalla el tipo de aparato ortodóncico a utilizar (brackets o alineadores transparentes), la duración estimada del tratamiento y los pasos que se seguirán.

3. Fase activa

En esta fase, se colocan los brackets o alineadores para comenzar con el movimiento dental. Durante el trascurso del tratamiento el ortodoncista realizará ajustes periódicos para dirigir los dientes y asegurar que sus movimientos cumplen con la planificación estipulada. Este proceso dura, generalmente, entre uno y tres años, dependiendo de la complejidad del caso.

4. Retención

Una vez que se ha logrado la alineación deseada, se inicia la etapa de retención. Durante esta, el paciente debe utilizar un retenedor (fijo o removible) según las indicaciones del odontólogo para asegurar que los dientes no se mueven y que los tejidos se adaptan a su nueva posición asegurando los resultados a largo plazo.

Si presentas desalineación dental o problemas de mordida y quieres mejorar la estética y funcionalidad de tu sonrisa, la ortodoncia puede ser el tratamiento que necesitas. Ponte en contacto con nosotros para programar una consulta y nuestro equipo de ortodoncistas evaluarán tu caso para ofrecerte la solución que mejor se adapte a tus necesidades.